Skip to content

Romance de la Loba Parda

diciembre 6, 2008

lobo

El Romance de la Loba Parda es probablemente la primera canción que aprendí de mi propio padre cuando tenía cuatro años. Es un tema precioso, casi un fábula, uno de los pocos del folklore de Castilla y León en que los animales conversan con el pastor, y mantienen un diálogo entre ellos mismos. Se trata de un tema de pastor, que éstos mismos tocaban acompañados de un rabel -especie de violín fabricado con una calabaza-. Parece ser que el romance nació en Extremadura y se extendió por Castilla y León gracias a la trashumancia

Yo lo aprendí de manera oral, y aún lo recuerdo tal y como me lo transmitieron, despues he oído diferentes versiones recogidas por diferentes artístas y grupos del folklore de Castilla y León, Joaquín Díaz, Nuevo Mester de Juglaría, Candeal, algunos ellos íncluso han hecho diferentes versiones con diferentes letras y acompañamiento.


 

Romance de la Lobra Parda

Estando yo en la mí choza
pintando la mí cayada
las estrellas altas iban
y la luna rebajaba;
mal barruntan las ovejas,
no paran en la majada.

vide venir siete lobos
por una estrecha cañada.
Venían echando suertes
a ver a quien le tocaba
entrar en la majada

Le toco a una loba vieja
patituerta y cojimanca
que tenñia los dientes
como puntas de navaja

Dió dos vueltas al redil
y no consiguió sacar nada
a la tercera que dio
saco a la borrega blanca,
hija de la oveja churra
nieta de la oveja cana
la que tenía los amos
para el domingo de pascua

Aqui mis siete cachoroos
aquí, perra trujillana
aqui perro de los hierros
que si me cazais la loba
la cena teneis ganada
y si no la cazais
cenareis de mi cayada.

Van corriendo siete leguas
por valles y cañadas
al subir a un alto cerro
la loba ya va cansada:
-Toma tu borrega
viva y sana como estaba
-No quiero la borrega
de tu boca lobeada
que quiero tu pellejo
pal pastor una zamarra
de tu cabeza un zurrón
para guardar las cucharas
las tripas para vihuelas 
para que bailen las damas.

 

 

 Otras versiones :

Revista de Folklore

Romancero viejo

Anuncios
3 comentarios
  1. Azaroa permalink

    También yo la aprendí de mi padre, según aprendí a hablar, pero mi versión es diferente (supongo que cambia al transmitirse oralmente):

    Estaba yo en la mi choza
    pintando la mi cayada
    cuando vi venir a siete lobos
    por una oscura cañada.
    Venían echando suertes
    a ver a quién le tocaba
    y le tocó a una loba vieja,
    patituerta y rabicana
    que tenía los colmillos
    como puntas de navajas.
    Dio dos vueltas al redil,
    más no pudo sacar nada,
    y a la tercera vuelta que dio
    sacó una borrega blanca,
    hija de una madre negra,
    nieta de la orejisana,
    la que tenían mis amos
    para el Domingo de Pascua.
    “Aquí, mis siete cachorros,
    aquí, perra trujillana.
    Si me traéis la borrega,
    cenaréis leche migada.
    Más, si no me la traéis,
    cenaréis de mi cayada.”
    Los perros tras de la loba
    las uñas se “esbarataban”.
    Siete leguas la corrieron;
    la loba ya iba cansada.
    La cruzaron un arrollo,
    la saltaron una tapia,
    y al subir un altozano,
    la agarraron de una pata.
    “Tomad, perros, la borrega,
    sana y salva como estaba.”
    “No queremos la borrega,
    de tu boca alobadada.
    Que queremos tu pellejo,
    para el amo una zamarra.
    Las uñas pa’ tenedores,
    las orejas pa’ cucharas
    y el rabo pa’ un abanico
    pa’ que se abanique el ama.”

  2. Julio permalink

    Muchas gracias por el comentario. La riqueza de la tradicción oral esta en que como se transmitia de esta manera, la gente no se acordaba a veces exactamente, y añadía y cambiaba cosas, o las adaptaba a su entorno, a su pueblo o región. Eso es precisamente lo maravilloso, de ahi esa riqueza de versiones distintas; respecto a esto hay una anecdota se cuenta cuando Menendez Pidal publicó el libro “Flor nueva de Romancero viejo” se lo regaló a su madre, y esta le comento que estaban todas los romances mal, porque eran distintos de las versiones que ella sabia; pero lejos de estar mal, precisamente eso es un sintoma de las versiones vivas de la tradición oral. Muchas gracias por tu versión que enriquece las muchas que tengo recogidas. Por cierto si me interesa saber de donde es.

  3. Azaroa permalink

    Del norte de Extremadura. Yo soy de Plasencia y mi padre de Granja de Granadilla, pero se crió en una finca cercana, no en el propio pueblo, así que no se muy bien donde la aprendió.

    Un saludo 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: